La artrosis es una patología que, como su nombre indica, se asocia a una degeneración de la articulación. Las articulaciones están compuestas por estructuras blandas que sirven de amortiguación y para dar estabilidad a las mismas. Una de esas estructuras es el cartílago, que es el encargado de recubrir los extremos de los huesos.

La artrosis provoca un desgaste de este cartílago haciendo que el choque de un hueso sobre otro sea mucho más directo.

Como resultado a este choque y estrés en la articulación se va a producir una respuesta de inflamación, y por lo tanto dolor. Si esa inflamación residual se alarga en el tiempo, las demás estructuras articulares como la cápsula o los ligamentos se van a tender a ” anquilosarse ” , que se traduce en una limitación de la movilidad.

Las causas que pueden producir la artrosis así como los factores de riesgo son varios :

  • Traumatismo directo sobre la articulación
  • Actividad física elevada
  • Actividad laboral ( movimientos repetitivos sobre una misma articulación )
  • Obesidad ( un mayor estrés sobre las articulaciones de carga )
  • Edad ( Sobretodo a partir de los 50 años )
  • Menopausia
  • Genética
  • Sexo ( Sobretodo en mujeres a partir de los 50 años )

Los síntomas que podemos observar en la artrosis son :

  • Dolor en la articulación
  • Limitación de la movilidad
  • Crujidos o crepitaciones en la articulación
  • Derrame articular ( No en todos los casos se evidencia )
  • Rigidez
  • Deformidad de la articulación ( No en todos los casos )

Es muy importante prevenir este tipo de lesiones para que en un futuro no incrementen los síntomas y no halla la necesidad de una intervención quirúrgica. Necesitamos tener una dieta equilibrada y realizar un ejercicio físico moderado acorde con la edad de la persona. Tampoco debemos realizar esfuerzos físicos intensos.

En cuanto a la hora de diagnosticar este tipo de patologías suele ser necesario hacer una radiografía para observar el grado de lesión de la misma.

El tratamiento que nosotros recomendamos como fisioterapeutas en este tipo de lesiones es evitar el sobrepeso , evitar movimientos repetitivos sobre la articulación , limitar el sobreesfuerzo de la zona afectada así como un tratamiento conservador de fisioterapia que consiste en , la aplicación de hielo en la zona inflamada , movilización de las estructuras dañadas y un trabajo funcional de la musculatura para compensar el estrés sobre la articulación.

Si nosotros nos cuidamos en ese sentido ” NO TIENE POR QUE HABER DOLOR ”

 

Javier Jiménez Peco

Nº colegiado 7515